Ir al contenido

Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente de Presidencia de la República

Programa Memoria del mundo

El presidente de la República, José Mujica, anunció en septiembre de 2012 el establecimiento y la integración de un Comité Nacional de Uruguay en homenaje y reconocimiento a los 20 años del Programa Memoria del Mundo de la Organización para la Ciencia, la Educación, y la Cultura de Naciones Unidas.

En la memorable ocasión, la Directora General de UNESCO, Irina Bokova, presente en Montevideo, alentó toda acción tendiente a dar continuidad a la historia de un país y señaló que la memoria compartida que se guarda en los archivos constituye un valioso tesoro documental. Dijo también que la preservación de ese patrimonio, vinculado a la memoria y a la verdad constituye un elemento fundamental para el proceso de redemocratización que viven muchos países.

El secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, explicó oportunamente que la decisión del Presidente Mujica para el referido Comité incluiría representantes de la Presidencia, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa.

La Directora General de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente, Graciela Jorge, destacó en la oportunidad la semejanza existente entre los países del Cono Sur americano, pues de una u otra forma han compartido el contexto represivo que marcó a la región. Jorge expresó que el Programa Memoria del Mundo tiene la finalidad de garantizar el derecho a la memoria y a la verdad, tan importantes para el desarrollo de los pueblos.

UNESCO ha otorgado significativos premios con un esfuerzo continuo en busca de un interés inspirador, entre ellos, y en diversos campos coincidentes en la temática de memoria y verdad, a la organización de Abuelas de Plaza de Mayo.

El ánimo que impulsa al Programa Memoria del Mundo busca revalorizar toda documentación que ayude a la defensa de los derechos humanos, y no sólo para los historiadores sino para todos los ciudadanos comprometidos con la dignidad de la persona humana.

La celebración de los 20 años del Programa Memoria del Mundo en Uruguay tuvo así una especialísima importancia para los Archivos de Derechos Humanos, en representación de “todas aquellas personas que sufrieron en un pasado reciente, la violaciones a sus derechos como personas, por ser opositores políticos”.

La Secretaría de Derechos Humanos guarda valiosos testimonios que son el legado de un segmento temporal correspondiente al período comprendido entre 1968 y 1985.

Asimismo, entre una larga lista de reconocidos testimonios, la Secretaría ha recibido la donación del “Almanaque” de Jorge Tiscornia, un militante uruguayo de izquierda que estuvo privado de su libertad durante 4646 días . Este documento que fuera escondido en los zuecos de su autor durante tantos años, se embellece de su propia precariedad , de la fragilidad de sus pequeños papelitos, de las huellas de los trazos, de la vulnerabilidad de su existencia, de la marca personal y por encima de todo de su condición de verdad. En la dinámica cruel entre presos y carceleros, cualquiera podría preguntarse cómo se pudo esconder este almanaque durante tantos años, en el fondo de los zuecos que estaban siempre a la vista.

Gracias a su ordenado registro,al pormenorizado detalle, la historia colectiva de aquellos años se muestra allí patente y contribuye a la memoria social y a la memoria del pasado reciente, que en el contexto social uruguayo ha sido un ejercicio doloroso y continúa pendiente de reflexión. Este cuidadoso pasado de los años setentas quedará presente al servicio del futuro, en tanto el Comité Nacional para Memoria del Mundo se honra de presentarlo, para que sea tenido en cuenta por los estudiosos de la UNESCO.